Bienvenido a nuestro nuevo sitio de Negocios!

Noticia Ampliada

Pedro Elosegui disertó sobre exportaciones y su relación con el cepo cambiario

WP_20150508_015

Por Daniel P. Simon

 

El profesor de la Escuela Internacional de Negocios de la Universidad Maimónides, Pedro Elosegui, brindó una exposición el pasado viernes 8 de mayo en el Auditorio principal de la mencionada Casa de Estudios (Hidalgo 775 – C.A.B.A.). La presentación se basó en un trabajo del Instituto de Investigación Económica que se realiza en conjunto con el país vecino de Brasil.

Bajo una nutrida concurrencia, Elosegui acerca de la importancia de exportar y la relación que esto guarda con el cepo cambiario aplicado en la República Argentina. El disertante comenzó haciendo referencia al componente importado que tienen las exportaciones que realiza nuestro país. Manifestó en tal sentido que “Argentina exporta principalmente productos primarios. Aunque cuando el país exporta, no sólo lo hace con bienes primarios, sino tambien con bienes más sofisticados, como automóviles y bienes más tecnológicos, los cuales tienen componentes o partes que son importadas, ya sea de Brasil o de la India o China. Se incorporan en el producto que ahora es argentino, obviamente con un valor agregado de alguno de los países mencionados, y vuelven a salir hacia otro destino”.

Detalló además, que “hay un segundo componente importado que es todavía más importante y que es muy difícil de cuantificar. La producción local no sólo usa insumos importados, sino que también usa los domésticos, que proveen insumos a los exportadores y utilizan a su vez insumos importados. Ese industrial, que vende y factura en pesos, tuvo que usar dólares para para importar algún componente que está utilizando en esa produccion que luego se incorpora en la exportación”.

Agregó que la exportación va a tener “de manera directa, insumos importados (bienes que vienen del exterior y entran como parte en la producción) y de manera indirecta, va a usar insumos domésticos, que en su interior contienen elementos importados. Esta parte es la que es más difícil de cuantificar. Se relaciona con lo que a nivel internacional se denomina “Cadenas Globales de Valor”. Lo que nosotros proponemos con este trabajo es tratar de cuantificar cuál es el efecto indirecto y cuál el directo” Elosegui subrayó en su exposición que los sectores económicos que mayor componente importado usan directa e indirectamente son los más complejos en términos tecnológicos. No ocurre lo mismo con las principales exportaciones que tiene la Argentina, que son básicamente alimentos procesados o materias primas (harinas, aceites).

20150508_194239[1]

El disertante señaló que tanto en maquinarias como equipos el componente importado directo es elevado, pero el indirecto mucho más. “Estos sectores industriales tienen mayor fragmentación, ya que la producción de ese bien está dividido en más partes y en más países, lo cual define la lógica del comercio internacional hoy en día. Las grandes empresas tienden a producir más fragmentadamente entre países buscando mejores precios relativos y mejores condiciones de producción” agrego Elosegui.

Planteó además que el punto es que hay empresas domésticas que también importan y proveen localmente al exportador lo que genera mayor ingerencia en el índice antes expuesto. Ello genera en la economía una tendencia a enfrentar restricciones externas, lo cual se relaciona con el cepo cambiario. Y detalló que el problema del cepo cambiario se suscita en tres diferentes órdenes: “El dólar ahorro, que es un mercado pequeño respecto a la envergadura de las reservas. El segundo tiene que ver con las utilidades de las empresas extranjeras que no han podido ser remitidas al exterior, lo cual representa un problema de relativa importancia porque ya se han acumulado dos o tres años de restricciones para sacar esas ganancias, y estas ganancias serian cercanas a casi el 50% de las reservas. Y el tercer punto tiene que ver con el pago que tienen que hacer los exportadores por las importaciones que hacen para producir los bienes que exportan. Y esa restricción está siendo manejada, a través del Banco Central y de los instrumentos que tiene la Secretaría de Comercio, prácticamente caso por caso”.

A modo de ejemplo, el profesor señaló el caso hipoterico de las compañías automotrices que “no pueden sacar un determinado modelo de auto, porque no le entró el insumo que tenía que venir de Brasil, dado que no pudieron pagarle al exportador brasileño. Entonces esto se analiza y se liberan las divisas para que puedan realizarse los pagos ya que estas empresas tambien exportan y generan divisas. Esos pagos – prosiguió – según el presente análisis, son los que cubren las importaciones directas que hacen las empresas de insumos importados que van a usar para exportar (aproximadamente un 30% de componente importado directo en las exportaciones). Pero no necesariamente cubren las compras que esas empresas hacen de productores domésticos, que a su vez utilizan insumos importados pero no exportan (aproximadamente un 70% directo e indirecto de componente importado en las exportaciones)”.

A modo de conclusión, Elosegui subrayó que “en estos últimos años la restricción externa ha generado que los instrumentos de política para asignar estos cupos de dólares, que no son muchos, privilegien a las empresas que puedan exportar para poder importar. Entonces hay un universo de empresas que provee insumos, que utiliza insumos importados, pero que no exporta, que son las que hoy por hoy enfrentan mayores dificultades”.